dijous, 18 de novembre de 2010

Xavier Sala Martín es mulla per Laporta

Aquesta és una publicació especial per que l'ocasió ho mereix. No puc fer més que, aplaudir i ovacionar els "pebrtos" de mullar-se de Xavier Sala Martín que ahir va publicar un article a La Vanguardia titulat "Yo votaré a Joan Laporta", això és el que fa falta, que més personatges públics es mullin, i ho justifiquin degudament, de cara a les eleccions del 28-N, l'esdeveniment més important dels últims anys per aquest país.
Nascut a Cabrera de Mar el 1963, és una eminència en economia, defensor el mercat lliure i barcelonista convençut, és famós per les llampants americanes que acostuma a dur, per la seva època a la Junta Directiva del F.C. Barcelona i per ser un d'aquests catalans internacionals que parla de la terra allà on va.
Quan dic que es mulla, em refereixo a que s'hi fica fins les orelles,  però com que explicar-ho no seria suficient, us poso l'article íntegre a continuació confessant que no ho acostumo a fer per que desconec les implicacions legals que comporta. En qualsevol cas, haurà valgut la pena.

"Yo votaré a Joan Laporta" per Xavier Sala Martin, La Vanguardia, 17/11/2010
"Si las encuestas no vuelven a fallar estrepitosamente, faltan sólo 11 días para que se acabe la pesadilla y el peor gobierno de la historia de Catalunya abandone la poltrona. Todo apunta a que el tripartito no sumará y no podrá volver a imponer su nefasto gobierno. Por un lado, parece que ICV se mantendrá, a pesar de que, con un minoritario 9% de los votos, ha impuesto un antidemocrático chantaje ideológico cuyo exponente más claro ha sido coser a multas a los que circulaban a 80 km/h con un argumento medioambiental que nadie ha conseguido demostrar.

También predicen que ERC se hundirá en el abismo electoral, lo cual es lógico dada la traición sistemática a sus principios a cambio de 30 miserables monedas de poltrona.

El probable descalabro del PSC es mucho más interesante. Al fin y al cabo, la mayor catástrofe económica, social y política del país ha sucedido mientras los socialistas tenían el monopolio absoluto del poder: gobernaban todos (repito, ¡todos!) los grandes ayuntamientos del país, las diputaciones, la Generalitat y el gobierno de España. El absolutismo socialista ha presidido la mayor caída del PIB, el mayor aumento del paro, el mayor endeudamiento de la Generalitat en las peores condiciones financieras, el mayor aumento de la pobreza, el mayor deterioro institucional y el mayor ejercicio de censura de los medios (hay que“arrancar la crosta nacionalista de TV3 y Catalunya Radio”, dijo el portavoz del PSC, Joan Ferran antes de despedir a los líderes de audiencia Antoni Bassas, Jordi Basté, Toni Clapés y Jaume Barberá; “Barbeta estás muerto y no lo sabes!”, amenazó el quijotesco Rucio director de comunicación de Montilla, Antonio Bolaño, aprendiz de profesor Moriarty a la poste abandonado por sus colegas por su radicalismo y su falta de talla). Por suerte, ese abuso y esa incompetencia llegarán a si fin el 28N.

Nos queda Artur Mas, a quien las encuestas dan como ganador. Mas será un buen presidente. A diferencia de Montilla, tiene estudios, es capaz, inteligente, honrado y trabajador. No tiene el carisma de Pujol, pero seguramente será mucho mejor gestor. En circunstancias normales yo votaría a Mas. Pero las actuales no son circunstancias normales. Son circunstancias especiales. La hora de la buena gestión ha pasado. Es la hora de evitar que haya mayorías absolutas, es la hora de echar a los socialistas del poder y es la hora de la valentía. Por esas razones, yo no votaré a Artur Mas. Me explico.

Que una fuerza política tenga mayoría absoluta es malo. La frase de lord Acton “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente” queda demostrada con lo que ha pasado con poder absoluto de los socialistas en Catalunya en los últimos años. Tampoco fueron buenas las mayorías absolutas del PP en los noventa o de CIU en los ochenta. Votar a CIU en un momento en que parece que está al borde de la mayoría absoluta es un error.

La pregunta es: y si no tiene mayoría absoluta, ¿con quien se va a aliar CIU?  Me consta que hay una importante corriente dentro del partido que apuesta por una coalición postelectoral PSC i CIU. Lo mismo pasa con los poderes facticos económicos y mediáticos: quieren la “sociovergencia”. Pero como ya he explicado, creo que es de la máxima importancia que los socialistas sean expulsados de la Generalitat: tienen demasiado poder en ayuntamientos, diputaciones y gobierno de España. Votar CIU no garantiza esa expulsión. La única manera de garantizar que ni CIU tenga mayoría absoluta ni que CIU dependa del PSC, es que dependa de otra fuerza nacionalista. Eliminada ERC por su manifiesta traición a sus propios ideales, sólo nos quedan Solidaritat Catalana (Joan Laporta) y Reagrupament (Joan Carretero).

Lo que nos lleva al tercer tema: la valentía. La decisión del tribunal constitucional ha cerrado toda opción de mejorar dentro del marco constitucional por lo que, en este momento, no hay que pensar en una buena gestión sino en tomar decisiones comprometidas y valientes. CIU es un partido esencialmente cobarde porque tiene demasiados flancos y demasiadas deudas. Necesitamos personas nuevas y valientes.

En este sentido, mi candidato es Joan Laporta. He trabajado con él durante siete años y les puedo asegurar que, digan lo que digan los medios antilaportistas, Joan Laporta es absolutamente honesto, de la máxima integridad, extraordinariamente inteligente y, además, es la persona más valientes del mundo. ¿Quién, sino, se hubiera presentado a estas elecciones pudiendo haberse sentado en el sofá, saboreando las 69 copas conseguidas con el Barça, degustando las mieles del triplete y de las seis copas, sabiendo que la política conllevaría el boicot de los medios convencionales y la aparición todo tipo de noticias distorsionadas, intencionadamente negativas, cuyo único objetivo es evitar que obtenga representación parlamentaria?

Yo he visto a Joan Laporta enfrentarse al todopoderoso Florentino Pérez para fichar a Samuel Eto’o, un jugador que nos dio no una sino dos Champions. Nota: mientras Laporta ha sido Presidente, Florentino no ha ganado ni un solo título de futbol importante, ¡ni uno! Yo he visto a Laporta enfrentarse a Zapatero, a la UEFA y a la FIFA para defender los intereses del Barça. Con una valentía que a veces daba hasta miedo.

Esa es la valentía que necesitamos. Ya está bien de quedar bien, de pedagogía, de seny, de ser la parte moderada del debate y de cumplir las reglas impuestas por otros. Jordi Pujol dijo hace unos días que ya no encontraba argumentos contra la independencia. President: ¡es que a lo mejor no los hay! Y cuando no hay argumentos, uno debe pasar a la acción. Para ello, se necesitan líderes sin deudas y con la valentía suficiente de pasar a la acción. Por eso, el 28N votaré a Solidaritat Catalana. Yo votaré a Joan Laporta."

És increïble fins a quin punt estic totalment d'acord en tots i cadascun dels punts que exposa, així com en les seves opinions i conclusions, per tant només afegiré que sisplau jutgeu, reflexioneu, decidiu, i sigui el que sigui, sobretot, voteu el 28-N, és hora de mullar-se per Catalunya.

Krusty

2 comentaris:

  1. Cal dir que el món del futbol no és el de la política. I tenir com a referent una manera de treballar en el món futbolístic per passarla al món polític, no sé si és el millor referent. Peró és un referent, i és el del Sala Martín. Se l'accepta, peró hi ha molta gent que ha vist al Laporta com a presi del Barça i la valorat com un paio una mica "alocat" . Cert que es necessiten idees noves, peró potser al Laporta el que li falla és el saber contenir-se quan ho ha de fer, vamos, com ha de fer un polític, i com sap fer-ho un polític com (ja que parla d'ell) com el Mas, o l'Herrera (que tmb parla d'ell). No com un fa un personatge del món del futbol. Potser és el que hauria d'apendre el Laporta, els modals fant molt en política. I en el barça últimament no els tenia. (no dic pas que fós un mal presi, eh) Quedi com quedi després de les eleccions, almenys no se li podrà retreure que va de cara, cosa a agrair. Tot i que passarà el de sempre... del programa que promou, si arribés al poder, es podria fer algo, o simplement, faria alguna cosa, o es quedaria com molts a les portes del que pregona? Aixó no ho sabrem, pk com molt b sap el Sala Martín, ens agradi o no, el Mas guanyarà.
    Aixó si, el 28 tots a votar!!

    ResponElimina
  2. Sí que Laporta s'ha demostrat alocat, pero és com qui no votava pujol perque era lleig i tenia tics, no me jodas, lo que volem son resultats. I més que mai els volem al preu que sigui.

    Tens tota la raó en que en Joan Laporta no sembla que sigui "com ha de ser un polític", pero és que jsutament és d'això del que estic ja fart, de paios que tot el dia discuteixen pero al final, una encaixada i cap a casa, i aqui no passa res perque al final sempre es contenen i son educats. El dia que Laporta aprengui modals ja no caldrà votar-lo perquè significarà que s'ha venut com els que hi ha ara agafats a lse cadires.

    Justament això és el que ilusiona, fa la pinta que quan li ofereixin negociar i canviar el que vol fer per algo millor pels altres i per la seva butxaca, potser és prou "alocat" per dir que no i d'una vegada comencen a canviar coses de veritat en aquest país.

    Guanyarà, pero la guerra està en a qui necessitarà per manar, i com sempre en aquest sistema horrorós que tenim, el que tingui el vot que li falti a Mas podrà fer grans coses, per bé o per mal.

    ResponElimina